Mapas, líneas de números, formas, obras de arte y otros materiales tienden a cubrir las paredes del aula de primaria. Sin embargo, una nueva investigación muestra que demasiado de una buena cosa puede terminar alterando la atención y el aprendizaje en los niños pequeños. Fuente: EcoHabitar