Las clases de educación sexual suelen limitarse a la enseñanza de la la anatomía y la prevención de las infecciones de transmisión sexual; pero puede ser mucho más que eso, nos ofrece la ventaja de ser más incluyentes y respetuosos, más felices y más libres. Fuente: Territorio