La organización Pañuelos en Rebeldía hace algunos años viene militando desde la postura de la reflexión crítica y el empoderamiento comunitario para generar acciones de trasformación social. Actualmente esta organización está próxima a ser desalojada del espacio que ocupan en el Barrio Nueva Pompeya . Desde allí varias personas resisten para mantenerse en el lugar que hasta hoy ha servido de referente para ejercer procesos colectivos, comunitarios y de educación popular.

Para acercarme a visitar el espacio de Pañuelos en Rebeldía, contacté a una compañera de la Campaña Contra las Violencias hacia las mujeres que participa en dicho colectivo.

Llegué hasta el barrio de Nueva Pompeya, situado en la zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires. Transito tranquilo a las 8:00pm  por el barrio. Encuentro el número exacto y descubro unas grandes letras que avisan que lo que estoy viendo es el Centro Cultural Pompeya. En la cristalera, pegan las diferentes actividades que en él se realizan:trabajos con niñas y niños, apoyo escolar, la radio, etc. Estoy en el centro comunitario del barrio.

En ese mismo espacio, además de Pañuelos en Rebeldía, también colaboran el grupo “Pompeya no Olvida” organización que trabaja por la recuperación de la memoria de lxs desparecidxs del barrio. Ellos son quienes hacen las baldosas que se colocan en las calles, en memoria de lxs desaparecidxs.

Al costado de la cristalera hay una puerta con una escalera de ladrillo por la que subo hasta un amplio espacio donde se encuentran terminando una reunión. Saludo a mi compañera y mientras ella termina con su reunión, paseo por el espacio.

El techo del espacio está decorado por una red de diferentes materiales que va y viene por todos los lados, reflejando la colectividad, la unión, la lucha. De la misma, cuelgan bombachas con deseos feministas, sueños y esperanzas de cambio.

Al final del espacio, en la pared, hay una gran pintada que dice “PAÑUELOS EN REBELDIA”. Alguna de las letras llevan dibujados diferentes pañuelos que han significado reivindicaciones de luchas diversas. Pañuelos Palestinos, pañuelos blancos por las Madres de Plaza de Mayo, pañuelos violetas feministas, etc.

En la misma escalera por la que he subido, hay otro camino, que da hasta una puerta. Veo zapatillas de deporte en la puerta y se oyen canciones de folklore en el interior de la habitación.  Mi compañera cuenta  que además de las organizaciones mencionadas vive una familia que está desde el 2005.

¿ Qué es Pañuelos en Rebeldía?

Pañuelos en Rebeldía es una organización formada por alrededor de  40 personas  que trabajan desde la Educación Popular. Esta organización cuestiona las bases del actual sistema capitalista y patriarcal, pretendiendo entre otras cosas, ser un motor generador de cambios en las personas que deseen transformar su realidad desde lo local y lo cotidiano.

Mediante la palabra del pedagogo Brasilero, Paulo Freire, desarrollan todas su prácticas y sus formaciones poniendo relevancia en el desarrollo de la Pedagogía de la Esperanza, la Pedagogía de los y las oprimidas, todo ello, encaminado a una educación que libere y emancipe a toda la humanidad.

"Los sueños no se desalojan"

“Los sueños no se desalojan”

Respecto al espacio, esta organización estuvo utilizando años atrás la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo, concretamente hasta 2008, y luego,por diversas cuestiones políticas decidieron retirarse. Tras esto surge la oportunidad, a través del ofrecimiento de Dora, integrante de la Asamblea de Pompeya, de utilizar el espacio en Carlos María Ramírez, al 1469, situado en el barrio de Pompeya. Ellxs aceptaron y comenzaron esta andadura en el barrio.

El espacio fue recuperado por lxs vecinxs en 2002. Antes era un antiguo galpón para reparaciones de camiones y estaba abandonado. En la actualidad el espacio es compartido con otros colectivos como la Comisión por la Memoria de lxs desaparecidxs de Pompeya “Pompeya no Olvida”, la Biblioteca Popular Rosa Lamorte, el Centro Cultural Pompeya y la Asamblea popular Pompeya.

¿Qué hace Pañuelos en Rebeldía?

El colectivo realiza múltiples actividades dentro y fuera del espacio. Entre las diversas labores que desarrollan en su militancia, Pañuelos en Rebeldía lleva a cabo instancias de Formación Política. Esta formación se denomina “Formador de Formadores” y consiste en fomentar los planteamientos políticos de Paulo Freire y la concepción del desarrollo de una actitud y un pensamiento crítico. Es una formación política desde la Educación Popular.

En esta formación se hace un recorrido por las cuestiones sobre la concepción metodológica dialéctica, grupos, géneros, identidades, luchas y resistencias Latinoamericanas, entre otros temas.

También desarrollan campañas de articulación, como por ejemplo, la Plenaria de la Campaña Nacional Contra las Violencias hacia las Mujeres o los encuentros de articulación de organizaciones tanto nacionales, como internacionales.

Por la misma línea de acción, llevan a cabo labores de investigación/acción participativa en el proyecto llamado “Resistencias a la recolonización del continente”, Promoviendo diferentes instanciasy encuentros nacionales con participación de referentes de distintas organizaciones internacionales denominados “Taller de Talleres”.

Así mismo, trabajan cuestiones en referencia al feminismo y la crítica al patriarcado. Compañeras de Pañuelos en Rebeldía, participan en la Campaña Nacional Contra las Violencias hacia las mujeres. De hecho el espacio ha sido utilizado para diversos encuentro regionales de dicha campaña. Entre otros temas que allí se aborden existen temáticas de salud, de lucha por los Derechos Humanos y la impunidad.

Ahora quieren desalojarlos

El Banco Provincia como acreedor de una hipoteca solicita el pago de una deuda que el espacio contrajo por un préstamo. Es decir, lxs dueñxs del espacio antes de abandonarlo, solicitaron un préstamo hipotecario al banco, del que luego no pudieron hacerse cargo. Por tanto ahora el banco reclama ese pago de la hipoteca. A través de lo jurídico “Pañuelos en Rebeldía” y el resto de los agrupaciones no podrían hacer nada, puesto que no pueden hacerse cargo del pago.

Nos encontramos ante la adversidad de un sistema económico político que pasa por encima de la necesidad, de la importancia, de todo el trabajo y la repercusión que se hace con ciertos espacios o la influencia que tiene para el barrio y para todos las y los vecinos.

Por parte de las organizaciones que trabajan ahí, pueden demostrar que todas las actividades que se han venido llevando a cabo han sido sin ánimo de lucro, que han pagado todos sus impuestos y que este centro tiene una fuerte repercusión en el barrio.

Por todo esto, la organización y otros muchos grupos se están sumando para la defensa de este lugar, recogiendo firmas y demandando la protección de esta colectiva y otras, y sobre todo de su trabajo y trayectoria llevada a cabo en este lugar.

El desalojo de los colectivos de este espacio es una forma de no visibilizar y no comprender lo que este tipo de experiencias generan en un barrio. Supone pasar por alto todo el trabajo llevado a cabo en estos años de ocupación pacifica y sostenida y todo el esfuerzo de todas las personas que en él participan.

No al desalojo, sí a la expropiación.

Al no ser reconocidas por el Estado, no cuentan con el suficiente peso, para ser respaldadas o respetadas por toda su trayectoria e incidencia. Por esto en la actualidad están reclamando que se reconozca el Proyecto de Ley para la Expropiación del espacio de Pompeya. Por todo esto Pañuelos ha convocado en la última semana jornadas de clases en las calles cómo forma de protesta por el desalojo del espacio

Además , se ha creado un formulario para que  quienes lo deseen puedan contribuir con su firma, para apoyar esta causa:

En defensa del Espacio Cultural Pompeya