Varias personas interesadas en hacer parte del equipo de Reevo, estuvieron reunidas por primera vez el pasado 10 de julio en Ñuñoa, sector oriental del Gran Santiago, Chile. Allí compartieron experiencias, manifestaron el interés en vincularse como activistas y propusieron continuar trabajando en conjunto para afrontar nuevos retos educativos.

El propósito era  conocer y aportar en la construcción de la  propuesta  que ofrece Reevo en el campo educativo. Varias personas preguntaron  de qué manera podrían sumarse  a este gran equipo, haciendo parte de  los procesos que aquí se desarrollan.

Los asistentes hicieron  aportes valiosos y el resultado fue una producción conjunta. “Escuchamos con el entusiasmo de estar en el lugar dónde queremos estar, y escribimos con el deseo de que las letras sean  el reflejo de nuestras voces”. Estas fueron las palabras con las que se inició  un agradable diálogo.

¡Así comenzó el encuentro!

La intención de construir este espacio tuvo la finalidad de ampliar las redes, conectar experiencias y sumar fuerzas al trabajo conjunto. Desde esta mirada hicimos más énfasis en visualizar las iniciativas y propuestas que los participantes vienen desarrollando en diversos espacios. Además, atendimos el llamado de nuevos miembros motivados para conocer lo que se viene elaborando en materia educativa.

Inicialmente se hizo un recorrido histórico desde el momento donde comenzó a realizarse  la película-documental “La Educación Prohibida”, y luego se visibilizó el colectivo que permitió la expansión de los espacios educativos que allí se muestran.

¿Qué es lo alternativo?

Aunque el concepto no permita una única definición, se aprovechó la instancia para que los asistentes anunciaran lo que consideraban que podría llegar a ser. Entre los múltiples pronunciamientos se acordó conjuntamente que puede tratarse de todas aquellas experiencias que apuntan a un desarrollo integral de la persona. Esta definición no tiene que ver con métodos pedagógicos que aplican estrategias y prácticas determinadas, sino con aquellas experiencias donde la visión y los objetivos son coherentes con la vida cotidiana. En Reevo, junto a nuestros activistas nos permitimos creer que son válidas las acciones que se emiten para trasformar la realidad desde el campo de la educación.

¿Y que podríamos decir de los activistas?

Uno de nuestros activistas lo explicó desde su postura: “Los activistas son personas que colaboran con el proyecto a través de la intencionalidad para conocer sobre experiencias educativas. Ellos visitan, documentan, registran y si lo desean, comparten esa información en el blog para nutrirlo de más contenido y así poder conocer lo que se está haciendo en otras partes del mundo”.

Así mismo, alguien más intervino, “Ser activista también es acercarse a procesos que se gestan alrededor de nuestras comunidades, hacer un registro y subirlo al mapa colectivo que cada día evidencia más el cambio en el paradigma educativo. Esto es una red de colaboración por la educación” .

Finalizando la actividad informamos acerca de las múltiples experiencias educativas que se vienen dando en el continente y por diversas causas están en el anonimato. Fue allí que invitamos abierta y gratuitamente a los participantes para que hicieran parte de esta red educativa que se construye desde las propias experiencias, los intereses y los aportes que los activistas puedan ofrecer.

No existen límites

La convocatoria reunió a un grupo diverso en edades y propuestas. Llegamos a acuerdos para gestar nuevos encuentros y tomamos ejemplos de otras actividades realizadas en Argentina. Los asistentes bastante entusiasmados en hacer parte de esta experiencia manifestaron su interés y se comprometieron a entablar nuevos encuentros para conocer sus prácticas.

Esta vez llegamos a Chile y desde allí exploramos algunas experiencias locales y nacionales. A la vez fue importante para nosotros sumar nuevas personas con deseo y acción en el cambio. Ni siquiera el frío que golpeaba los vidrios del espacio  donde nos reuníamos pudo opacar la alegría con que expresamos nuestro interés. Reevo seguirá creciendo en Chile porque según los asistentes manifestaron: “No existen límites cuando el corazón manda”.